Objetivo: Maratón de París 2017

img_20170109_183339

El próximo domingo 9 de abril se celebra el Maratón de París (42,195 km) y los participantes empiezan a prepararse para este acontecimiento. Si tu objetivo es llegar a la meta sin sufrir por el camino debes rodearte durante estos meses de un buen equipo de profesionales entre los que se encuentran el entrenador y tu fisioterapeuta de confianza, pero, ¿y la alimentación? La mayor parte de corredores se olvidan de esta parte del entrenamiento, tan imprescindible como las otras 2 anteriores.

Consecuencias de una mala alimentación:

  • Dificultad para mantener el peso adecuado: cada persona tiene un peso en el que se siente más cómodo a la hora de realizar ejercicio, que mejora su rendimiento durante la carrera y retrasa la aparición de la fatiga (cansancio). Para mantenerlo es preciso seguir un plan de alimentación que cubra sus necesidades energéticas, sin excesos ni déficits que puedan alterar su estado de salud.
  • Dificultad para mantener la composición corporal adecuada: sin una alimentación correcta, específica para cada tipo de ejercicio, duración de los entrenamientos e intensidad de los mismos, podemos sufrir una pérdida de masa muscular importante y con ella aumentar el riesgo de padecer una lesión tanto en los entrenamientos como, peor todavía, durante la carrera.
  • Aumenta el tiempo de recuperación: si tenemos dos entrenamientos seguidos, en los que disponemos de poco tiempo de recuperación, determinar unas pautas de alimentación e hidratación correctas para ese momento se hace imprescindible para superar todas las pruebas con éxito.

Por todo ello, se debe establecer un plan de alimentación ajustado a cada etapa de entrenamiento según la intensidad y duración del mismo, así como un plan específico para el día anterior y el propio día de la carrera, formado por:

  • Hidratos de carbono: deben formar la mayor parte del aporte calórico de la alimentación de un corredor, aumentando los días previos a la carrera.
  • Proteínas: no deben fallar ya que favorece el crecimiento del músculo.
  • Lípidos: se pueden reducir en época de preparación para una competición, siempre con un seguimiento de cerca por un profesional de la nutrición para evitar una ingesta de calorías menor a la que necesitamos y disminuir así la resistencia y adelantar la aparición de la fatiga durante la carrera.

La hidratación es otro factor de gran importancia que está directamente relacionado con el éxito en la carrera. Hay que elegir correctamente lo que bebemos, ya que muchas bebidas que se venden para deportistas no cumplen los requisitos básicos para cubrir las necesidades de líquido y sales minerales.

Y, por último, recalcar que no cualquier suplemento que nos vendan como “ayuda ergogénica” (sustancia que, directa o indirectamente, ayuda a aumentar la resistencia) nos va a hacer dicho efecto, hay que informarse a través de fuentes fiables (libros, artículos, revistas científicas…) sobre su efecto y su demostración científica.

¡Bonjour Paris!

clinicasilvia

DEJA UN COMENTARIO

RELATED POSTS