Navidad, ¿Dulce Navidad?

img_20161221_105145

Ya se acerca la Navidad, las calles adornadas con luces y guirnaldas, los niños nerviosos e ilusionados por saber qué les traerán los Reyes Magos, los adultos cambian por unos días el mal humor y el estrés por alegría y paz, la familia se reúne de nuevo y, ¿dónde? Alrededor de la mesa, para disfrutar de comidas que nadie puede terminarse pero aun así hacen el esfuerzo “porque es Navidad”.

En pocos días nuestro cuerpo debe estar preparado para un subidón de azúcar (los mazapanes y bombones que vienen a nuestra mesa para quedarse sólo un breve espacio de tiempo), colesterol (comidas copiosas en las que no escatimamos en grasas y salsas con las que están elaboradas) y otros parámetros perjudiciales para nuestra salud. Además de las largas sobremesas y la poca o nula práctica de actividad física.

Lo mejor para no tener que recuperarse de los excesos después de las fiestas es no cometerlos… ¿tarea difícil? Elabora un menú a base de carne magra, pescado o marisco, siempre acompañado de verdura, y de postre prepara una buena cesta con diferentes tipos de frutas exóticas y poco habituales en nuestra dieta, de esta manera llamarán la atención de los invitados y no podrán evitar probarlas, quedando menos “hueco” en el estómago para el dulce. Todo esto debe complementarse con el ejercicio. Aprovecha las vacaciones en familia para hacer escapadas a la montaña o estrenar esa bici nueva que te han regalado.

Si después de todo esto aún crees que los Reyes Magos te han dejado de regalo unos Kilos de más, acude al especialista en Nutrición. NUNCA realices dietas compensatorias en dónde pasas días “destoxicándote” o “depurándote”, dado que no son recomendables y pueden dañar gravemente la salud.

¡Feliz Navidad!

clinicasilvia

DEJA UN COMENTARIO

RELATED POSTS