La Vuelta al Cole en la Alimentación

img_20161003_155552

Estoy cansada de leer artículos en los que alertan de la epidemia de obesidad infantil en España mientras en la televisión nos engañan llenándonos de anuncios sobre alimentos para el desayuno de los niños que sus ingredientes principales son grasas y azúcares refinados y, encima, en horario infantil, para ponérselo a los padres todavía más difícil.

Hay que empezar desde bien pequeños a inculcarles el buen hábito del desayuno, eligiendo alimentos saludables, dedicándole un tiempo concreto y sin distracciones, es decir, desayunar en familia si los trabajos lo permiten o por lo menos estar con el niño en ese momento y nada de televisión para evitar conflictos.

¿Cómo puede afectar esta toma y las restantes del día al niño en la escuela?

Es octubre y los niños pasan más tiempo en el colegio. Este cambio puede ocasionar fatiga tanto física como mentalmente y, por lo tanto, un menor rendimiento escolar.

Como siempre, la alimentación ejerce un papel importante. Si elegimos los alimentos adecuados, éstos pueden aportarles vitaminas y minerales que intervendrán en procesos internos del organismo que mejorarán su estado de ánimo, les darán fuerzas para evitar la sensación de cansancio y harán que vuelvan a tener la vitalidad propia de los niños para afrontar el día a día.

Desayuno

Como por todos es sabido, es la comida más importante del día. Un buen desayuno debe estar compuesto por:

  • Leche: les aporta calcio, esencial para la formación de los dientes y de los huesos.
  • Cereales sin azúcar: mejor si son enriquecidos con vitamina D. Ésta ayuda a la absorción de calcio. Ejemplo: copos de avena o muesli.
  • Fruta: debido a su alto contenido en agua, fibra, vitaminas y minerales, además de asegurar el buen desarrollo del niño, produce sensación de saciedad y reduce el riesgo de padecer obesidad infantil.

Almuerzo y Merienda

El almuerzo y la merienda son las comidas que sirven para darles un aporte extra de energía entre las 3 comidas principales. Ideas:

  1. Lácteos descremados: evitar los lácteos ricos en grasas saturadas como los flanes, natillas o batidos.

 

  1. Fruta: el consumo de fruta fresca entera es más saludable que los zumos envasados que tienen más azúcares. No olvidarnos del aguacate, que es rico en grasa saludable.

 

  1. Bocadillo (pan integral de barra preferible al pan de molde procesado) de:
    • Fiambre no graso (pechuga de pavo, queso fresco o tierno, jamón serrano).
    • Vegetal: 2 hojas de lechuga, 1 rodajita de tomate natural y 1 huevo cortado a láminas finas.
    • Humus: de garbanzos o de lentejas. Es preferible que sea casero, así podemos controlar los ingredientes y la cantidad de éstos a nuestro gusto, además sirve tanto para los niños como para los adultos de casa. Próximamente, en el apartado “Recetas” pondremos un ejemplo.
    • Pescado: atún, sardinas, caballa, pate de anchoas, de salmón o de atún.

 

  1. Frutos secos naturales sin sal: sobre todo si tienen que realizar ejercicio después (clase de educación física y motricidad). Un puñado de nueces, pistachos o almendras crudas y sin sal.

 

Comida

La comida debe de ser variada y completa, debe de llevar una ración de cereales (pasta, arroz, legumbres, patata y pan), acompañada de una pequeña ración de aporte proteico como son los huevos, carnes y pescados (siempre optando por las variedades menos grasas), una ración de verduras (ya sean crudas en ensalada o cocinadas) y postre (una pieza de fruta o un lácteo desnatado).

Si el niño se queda en el comedor escolar no debería haber ningún problema, ya que los menús deben de estar elaborados y revisados por un profesional de la nutrición.

Cena

La cena debe de ser más ligera pero sin dejar de ser completa, compuesta por una ración de verduras, una ración proteica baja en grasa (pescado blanco, carne blanca y huevo) y de postre, al igual que en la comida, una pieza de fruta o un lácteo desnatado.

Si vuestros hijos se quedan en el comedor escolar, hay que pedir, si no la facilitan ellos, una copia del menú semanal para no repetir alimentos ni formas de cocinar.

¡En la variedad está el gusto!

Lectura recomendada: ¿Cómo influye la dieta en el rendimiento escolar? Escrito por Aitor Sánchez García para la revista Eroski Consumer.

http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/2016/09/28/224338.php

 

clinicasilvia

DEJA UN COMENTARIO

RELATED POSTS